De si el blog del Wanderer sirve para algo.

En su momento, la aparición del blog del Wanderer suscitó una entusiasta adhesión de numerosos amigos, que luego, con la publicación de comentarios desafortunados, herejías, ideas mal trazadas, cuestiones desprolijas, etc., etc., lo impugnaron "in toto", cuando directamente no se alzaron con argumentos semiológicos en el sentido de que el formato mismo impedía la divulgación de buenas ideas. Aquí Jack Tollers se dirige de lleno a la cuestión, y para más claridad, la expuso escolásticamente. Aún aguarda que se lo refute como corresponde.

Descargar texto completo
Volver