La cátedra del Anónimo Normando.

¡Qué tipo éste! Cuánto talento, erudición, sencillez, ecuanimidad, prudencia, sabiduría y humor... todo junto, combinándose en una milagrosa personalidad; y que, además de todo, es un tipo divertidísimo. ¿Y bien? Bueno, es un amigo con el que venimos conversando ininterrumpidamente desde 1974... la friolera de casi cuarenta años. De modo que me resultó más fácil preguntar y a él, más difícil contestar. Pero salió airoso, díganme si no.

Descargar texto completo
Volver